esclerosterapia-clasica-6784

Tratamiento de varices y vasitos con escleroterapia clásica

Este tratamiento consiste en la aplicación de líquidos o sustancias esclerosantes que hacen secar las venitas de las piernas o los glúteos. Es una técnica clásica, con muchos años de experiencia en seres humanos. Sin embargo hay muchos medicamentos que pueden ser usados para este propósito y no siempre se usa el mismo medicamento para todas las personas.

Por eso es importante que su médico le diga varias alternativas y le haga pruebas de efectividad en la primera consulta. Hay algunos médicos que utilizan la misma sustancia para todos los pacientes lo cual no es pertinente pues a un paciente le puede ir muy bien con esa sustancia pero a otro no y por lo tanto presentarse complicaciones o resultados poco estéticos.

Este es un procedimiento quirúrgico en el que se utilizan agujas de muy delgado calibre para inyectar una sustancia que sella o seca la vena. En el momento de la dirección se produce una contracción de la vena por lo que se puede observar la desaparición de la misma, sin embargo al poco tiempo reaparece pues esta contracción o espasmo que se produjo en la vena ha disminuido, de todas maneras se ha producido en ella una lesión de la capa interna (endotelio) que va haciendo que la vena se seque en el transcurso de los siguientes seis o siete días. O sea que la eliminación de las várices mediante esta técnica es un proceso que no es inmediato pero que finalmente va a obtener buenos resultados. Todas las sustancias aplicadas por nosotros tienen autorización del INVIMA (Instituto de Vigilancia de Medicamentos y alimentos de Colombia) con su respectivo registro sanitario.

Pueden tratarse várices grandes y pequeñas, y se recomienda el uso de medias con gradiente de presión en los cuatro a siete días posteriores al procedimiento.

Entre las complicaciones que se pueden presentar están la formación de morados” (equimosis) que pasan en una o dos semanas, quemadura química en la piel que puede producir una ulceración pequeña y dolorosa que tarda varias semanas en cerrar y que puede dejar cicatrices. También infección en el sitio de punción por exposición a ambientes contaminados. En raros casos se ha reportado trombosis venosa profunda, trombo embolismo pulmonar y reacciones alérgicas graves que pudiera llevar inclusive a la muerte.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario