Congreso de la UIP- Unión internacional de Flebologia

Como parte de la actualización y capacitación que necesitamos los especialistas para ejercer con profesionalismo y brindar a nuestros pacientes los últimos conocimientos en el área de la flebología y la linfología, he asistido como delegado a un importante congreso de la UIP- Unión internacional de Flebología, en la ciudad de Roma, Italia, en la que se trataron temas importantes para el tratamiento y diagnostico de las enfermedades venosas. Se llegó a consensos o acuerdos sobre el mejor tratamiento para las diferentes etapas de éstas enfermedades y se mostraron los últimos avances en el tratamiento de las varices. Todo esto va a redundar en beneficios para mis pacientes en cuanto a mejores y mas eficaces tratamientos.

La educación y la actualización son esenciales en el especialista

Ulcera venosa – Un calvario en las piernas

Es una herida de larga data, que se produce en general, en la mitad inferior de la pierna y en tobillos. En el 70% de los casos es de origen venoso.

De difícil solución debido a su cronicidad y al deficiente diagnóstico diferencial que suele hacerse en Atención primaria, es una de las patologías más serias por el deterioro físico, laboral y psicológico que produce en los enfermos y sus familiares.

Trombosis venosa – El enemigo silencioso

Es un serio problema médico que consiste en la formación de un coágulo dentro de las venas hasta llegar a obstruirlas.

Si se desprende forma un “émbolo” que se desplaza a distancia ocasionado una EMBOLIA.

Esta es riesgosa y grave y su localización más frecuente es en pulmón (y en cerebro, en casos de “Foramen Oval”).

Varicorragia

Es la rotura de una várice, no tratada, que provoca hemorragia. Ocurre con frecuencia en venas oscuras, superficiales y descuidadas. Se produce sin aviso ni síntoma alguno y es caso de Urgencia.

Flebitis

Muy frecuente en varices no tratadas, es la inflamación de una várice que causa dolor, enrojecimiento y calor en la zona. Necesita ser tratada lo antes posible por el médico especialista por las posibles complicaciones que puede ocasionar.

Varices: ¿ enfermedad o estética ?

Las varices son una enfermedad, manifestación de la llamada Insuficiencia Venosa Crónica (IVC).

Son dilataciones tortuosas de las venas por causa de defectos en sus paredes o por anomalías en las válvulas. Esto altera la circulación de retorno al corazón por estancamiento de la sangre en las venas deformadas.

No tratadas a tiempo ocasionan complicaciones cada vez más graves:

  • Flebitis
  • Atrofias de piel con pigmentación oscura
  • Ulceras
  • Varicorragias (hemorragias en una várice)
  • Trombosis

Cicatrización de heridas y úlceras de origen venoso

Las heridas de difícil cicatrización comprenden las úlceras venosaspie diabético, úlceras por insuficiencia arterial y úlceras por presión.

Las úlceras deterioran la calidad de vida de quien las padece. La cicatrización de las úlceras se logra detectando y tratando los problemas que interfieren con el proceso natural de cicatrización (insuficiencia venosa, isquemia, diabetes, infección, etc) y aplicando localmente diversos apósitos formulados para controlar el exudado de la herida, evitar el daño tisular, disminuir la carga bacteriana y el dolor. El tratamiento requiere evaluación médica continua y la intervención de diversos especialistas en un medio multidisciplinario.

Qué es la enfermedad venosa y su relación con las várices

La aparición de várices es la señal mejor conocida de la enfermedad venosa crónica. Su aparición implica un estado avanzado de la enfermedad, que debe atenderse. Más que un problema estético, pueden originar complicaciones incapacitantes e incluso mortales como úlceras venosas, trombosis venosa profunda y tromboembolismos pulmonares.

Nuestro programa de tratamiento de la enfermedad venosa se basa en el diagnóstico preciso de la causa, mediante una exploración doppler a color del sistema venoso. Se formulan estrategias para corrección de los problemas específicos de cada paciente, para prevenir la progresión de la enfermedad hacia la aparición de várices, telangiectasias, dermatolipoesclerosis, ulceras o trombosis.

Para lograr este objetivo, usamos tratamientos farmacológicos, intervenciones endovasculares, cirugía mínimamente invasiva y escleroterapia. Hasta 30% de la población mundial tiene enfermedad venosa crónica, siendo una de las enfermedades más frecuentes.